Salar de Uyuni

Lo primero que hicimos al llegar a Uyuni fue buscar un tour para el Salar. Nos habían advertido que no pagásemos más de 650 bolivianos así que tras regatear lo conseguimos por 600.

Fuimos a un hostel que nos recomendó la del tour y paseamos por el mercado en busca de un saco o una manta porque en estas fechas la temperatura en el Salar baja hasta los -15º por la noche. Al final compramos una mantita y un gorro. Volvimos al hostel después de cenar y le preguntamos al recepcionista la contraseña del wifi y no nos la quería dar, él la escribía. Cuando le fuimos a pedir la contraseña para la tablet nos dijo que sólo un dispositivo por cabeza, como si fuéramos a gastar mas… en fin.

Salimos hacia el salar de Uyuni a eso de las 11 de la mañana. En el coche íbamos Reynaldo, el conductor-guía, Lidia y Victor, una pareja española, Dominique y David, franceses y nosotros.

Antes de todo, tenemos que decir que hemos perdido todas las fotos del salar, Sta. Cruz y Sucre… La pérdida fue en la frontera de Bolivia con Brasil junto a la sudadero y cazadora de Isa… Una pena porque teníamos fotos muy chulas , pero vamos a pensar que son bienes materiales, nosotros lo recordaremos pero os quedáis sin verlas. (Ya contaremos como perdimos la tarjeta).

La primera parada fue en el cementerio de trenes. Un lugar muy guapo con trenes antiguos abandonados. De ahí fuimos hacia el Salar de Uyuni, un lugar inmenso e increíble. 60.000 km2 de salar, el más grande del mundo. Comimos en medio del salar, vimos un hotel de sal en medio del salar (ahora prohibidos por la contaminación), el monumento del Dakar que paso por Bolivia el año pasado, la Isla del Pescado e hicimos fotos con perspectivas  muy chulas pero…

Dejamos atrás el salar y dormimos en San Juan en un hotel de sal. A la mañana siguiente nos levantamos a las 7 de la mañana y fuimos a cuatro pequeñas lagunas que tenían colores diferentes dependiendo de los minerales (Laguna verde, Laguna colorada…) y fuimos al árbol de piedra.

Llegamos al alojamiento de la última noche y charlamos al lado de la chimenea con alemanes, americanos, canadienses y franceses. A la hora de dormir llegó el problema, ¡un frío! -12º ni con mil mantas entrábamos en calor. A las 4 de la mañana tocaba levantarse para ver los Greisers, la montaña de colores, el desierto de gaudí y lo mejor, bañarnos en unas termas naturales a 35º, un placer para contrastar el frío que hacia.

Dejamos a los franceses en la frontera con Chile y los españoles volvimos a Uyuni, Lidia y Victor dirección La Paz y nosotros a Sucre.

 

Anuncios

2 thoughts on “Salar de Uyuni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s