Asunción

Para cruzar a Paraguay desde Brasil sólo hay que tomar un autobús de línea que para en la frontera y después te lleva a la estación de autobuses de Ciudad del Este.

En la frontera conocimos a Antonio, un chico que lleva viajando y trabajando 1 año y medio por Sudamérica. Creemos que fue el destino que lo conociéramos porque si no nuestra llegada a Asunción habría sido desesperante. Rosa, nuestro contacto en Paraguay, nos había recomendado 2 hostales pero ¡se nos había olvidado apuntar la dirección o como llegar! Antonio trabajaba en uno de ellos, El Jardín, y nos indicó como llegar desde la estación de autobuses. Él iba a ir a ver la presa así que volvería más tarde a Asunción.

Después de 6h de viaje, la policía nos paró 4 o 5 veces y no sabemos en cuantos pueblos paramos, llegamos a Asunción. Nos montamos en un bus de línea y le dijimos al conductor que nos avisara cuando llegáramos a Plaza Uruguay, ¿lo hizo? Por supuesto que no. Al rato le preguntamos a una chica y nos dijo que nos habíamos pasado, tuvimos que andar un rato.

Al llegar al hostal, Antonio ¡ya estaba allí! Al final no fue a la presa pero no sabemos cómo llego tan pronto.

El hostal El Jardín está muy bien y se lo recomendamos a todo el mundo. El precio está bastante bien, es muy bonito y el ambiente es muy familiar.

Isa en El Jardín
Isa en El Jardín

Todo el mundo nos había dicho que no había mucho en Asunción así que nos dedicamos a vaguear un poco y a actualizar cosas los dos días siguiente.

El viernes visitamos el centro de Asunción y por la noche Rosa nos vino a buscar para ir a tomar unas cervezas, actualizarnos y hablar del voluntariado.

Panteón de los Heroes
Panteón de los Heroes

Fuimos a La Serafina, un espacio cultural feminista, esa noche había Karaoke Retro. Nos contamos la vida, bebimos mucho, bailamos, nos reímos y Manu incluso se animó y canto un par de veces. También conocimos a Antonio, nuestro futuro jefe y el que nos ha conseguido un hueco para hacer un voluntariado en la Fundación Don Bosco, os contaremos más adelante.

Llegó el domingo, día de la final del Mundial. Rosa nos invitó a su casa a comer y a ver el partido. Allí conocimos a Graciela, nuestra futura compi de trabajo.

El lunes lo aprovechamos para hacer un par de gestiones y el martes a las 7am Graciela pasó a buscarnos para llevarnos a Itauguá, a 30km de Asunción, lugar donde vamos a pasar el próximo mes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s