Japón: Tokio y alrededores

Hola a tod@s!  Mucho tiempo sin que podáis leer nada por aquí… Sorry! Pero entre que no hemos parado, que los ordenadores que hay en los hostales son del año la pera y que el internet va bastante lento no hemos actualizado nada.

Por Asia va todo genial, nada que ver con sudamerica pero nos está encantando. Aquí os dejamos lo que fue nuestra visita a Tokio y sus alrededores.

TOKIO

Llegamos al aeropuerto de Narita tras mas de 30 horas de viaje. Santiago/Atlanta 11 horas, 7 horas de espera y Atlanta/Tokio 13 horas… casi nada. Pronto nos dimos cuenta de que el inglés de los japoneses no es muy bueno pero te ayudan siempre. Hacen lo máximo por entenderte aunque puede llegar a ser extresante.

Tomamos un tren y un metro hasta Nishi-Kasai, donde vivía nuestro couch, Patrap. Nos vino a buscar a la parada a eso de las 8.30pm. Patrap era indio y llevaba poco tiempo viviendo en Tokio, le acababan de contratar en una empresa. Su casa era muy chiquita, una cocina minúscula según entrabas en la casa, una sola habitación con un colchón en el suelo y un baño super pequeño, Manu ni entraba en el retrete.

DÍA 1

Al día siguiente nos fuimos con Patrap a visitar un poco Tokio. Paseamos por Akihabara, el barrio de la tecnología por excelencia, juegos y manga. Entramos en un edificio de SEGA y alucinamos con el ruido y todo el tipo de juegos que tenían.

Manu probando uno de los juegos
Manu probando uno de los juegos

De ahi nos dirigimos a Asakusa y visitamos el templo Sensoji, se dice que es el templo mas antiguo de Tokio construido en el año 628. Es famoso por su puerta Kaminari-mon, de la que cuelga una gigantesca linterna. Paseamos por la calle comercial Nakamise hasta llegar al templo y comimos en una de las calles cercanas, nuestro primer contacto con la comida japonesa.

Después de comer nos acercamos al río Sumida desde donde se veía la torre Tokio SkyTree, la torre de telecomunicaciones más alta del mundo, 634 metros de altura. Como era caro subir preferimos ir en metro a Shinjuku y subimos al edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio que cuenta con un observatorio en el piso 45. Desde allí pudimos ver gran parte de Tokio, una pena que estuviese nublado por lo que no pudimos ver el Monte Fuji desde allí.

Tokio Sky Tree
Tokio Sky Tree

Se nos hacía de noche y aprovechamos para ir a Shibuya, la zona comercial que es mucho más impactante de noche que de día. Paseamos y cruzamos el famoso cruce de la estación de tren de Shibuya, famoso en todo el mundo y conocido por aparecer en muchas películas como Lost In Translation, además de subir a la cafetería de enfrente para verlo desde arriba.

Como podéis imaginar estabamos agotados así que nos volvimos a casa y Pratap cocinó comida india, un arroz con cacahuetes muy rica pero ¡muy picante!.

DÍA 2

Salimos pronto de casa para ir a Yokohama, Pratap iba a venir pero decidió quedarse en casa. Tuvimos una confusión con el ticket del metro pero, por suerte, sólo compramos uno y no perdimos mucho dinero. Para llegar a Yokohama fuimos en metro y tren, como una hora de viaje.

Yokohama es la segunda ciudad mas grande de Japón. Hasta 1859 era un pequeño pueblo pesquero pero con la apertura de Japón al mundo la actividad de su puerto creció e hizo que se convirtiera en uno de los mas importantes de país haciendo que la ciudad creciera hasta lo que es hoy en día. Como sólo ibamos a estar una mañana nos dedicamos a pasear, estuvimos en la zona del parque Yamashita, entramos en la Terminal Internacional Maritima de pasajeros Osanbashi, una estación impresionante que entra en el mar, con zonas verdes. Una pasada de diseño. De ahí fuimos a China Town y volvimos a la estación para tomar el tren a Kamakura.

Kamakura cuenta con una de las mayores concentraciones de activos culturales de Japón, por lo que esta siempre llena de turistas. Cuenta con muchos templos y santuarios antiguos pero nosotros visitamos sólo dos de los mas famosos.

El Daibutsu o Gran Buda de Kamakura, en el templo de Kotoku-In. Se trata de una estatua de bronce del Buda Amida, de 13,35 metros de alto y 93 toneladas de peso. El segundo buda mas grande de Japón en posicion sentada, el más grande se encuentra en Nara, aunque éste es el único que se encuetra al aire libre. La escultura es hueca por dentro e Isa entro a visitarla por 20 yens, como no era gran cosa Manu decidió quedarse fuera.

Gran Buda de Kamakura
Gran Buda de Kamakura

Otro de los templos que visitamos fue el Hase Dera, rodeado por montañas. Una de las cosas que mas nos gustó fueron las estatuas Jizo, pequeñas estatuas de niños que colocan los padres por la muerte de sus hijos recién nacidos. Había miles de estatuas. Además desde lo alto del templo pudemos disfrutar de unas bonitas vistas de la bahía de Kamakura. Paseamos por la ciudad y descubrimos que existe el helado de boniato y todo tipo de productos con té verde.

Sobre las 7pm decidimos volver a casa, por lo que a eso de las 8.30pm estabamos en nuestra parada. Fuimos al super y no sabíamos que comprar, eran todo productos japoneses que no sabíamos cocinar y super caro. Al final compramos un poco de pollo y pasta, que nos costó encontrarla. Patrap se animó y cocinó pollo al curry, así que guardamos la pasta para el día siguiente.

DÍA 3

Nos levantamos a las 7.30 am para salir de casa al mismo tiempo que Patrap ya que era lunes y trabajaba. Al llegar al metro era hora punta y había mucha gente así que decidimos esperar y observar como se metía la gente a empujones. Uno de los guardias al ver que no subíamos a ningún metro se acercó a preguntarnos si estábamos perdidos. Le dijimos que no queríamos subir con tanta gente y nos informó que a eso de las 9 am se relajaba todo.

Ya en el metro fuimos al Imperial Palace pero justo estaba cerrado, intentamos entrar por varias puertas hasta que un japones por megáfono nos gritó que estaba cerrado. Así que lo dejamos para el día siguiente. Nos dirigimos al mercado de Tsukiji, uno de los mercados de abastos principales de Japón. Allí vimos desde pescados vivos, alimentos deshidratados, cuchillos, comidas y artículos de menaje. Daban a probar comida así que nos pusimos las botas aunque alguna no nos gustó nada… Caminamos hasta el teatro Kabukiza, el unico teatro en el mundo especializado en Kabuki. Y de ahi al templo Zojoji.

En el mercado
En el mercado

Comimos en el Mc Donals y flipamos con su distribución, mesas para uno, separadores, muchos mirando para la pared. Por la tarde fuimos en metro a Ueno, lo bonito de este barrio es pasear por sus calles estrechas que inspiran tranquilidad y donde pudimos ver la parte mas tradicional de Tokio, nos encantó. También tiene calles comerciales como la calle Ameyoko o Okachimachi, llenas de tiendas de ropa y pescados deshidratados. Estuvimos en el parque Ueno Onshi, abierto en 1873 como el primer parque publico de japon. Tiene un zoologico, una galeria de arte y el santuario Toshogu, construido en 1627 por el deseo de Leyasu Tokugwa dejado en su testamento.

Volvimos a casa y ese día si cocinamos espaguetis carbonara con pollo, algo raro para Patrap que terminó poniendoles ketchup.

4 DÍA

Nos queríamos quedar un día mas en Tokio para activar el japan rail pass mas tarde. Notamos que Patrap no estaba muy agusto, era su primera experiencia, y nosotros tampoco por un tema de limpieza, además de ser un espacio muy pequeno para 3 personas. Asi que esa noche fuimos a casa de Julie, que se encontraba a una ciudad a las afuera de Tokio, digamos que un barrio tranquilo y residencial. Nos levantamos de nuevo a las 7am y salimos de casa con Patrap. Hasta las 8.30pm no podíamos ir a casa de Julie así que dejamos las mochilas en casa.

Volvimos de nuevo al Palacio Imperial, para nuestra decepción sólo pudimos visitar los jardines.

Con el Imperial Palace de fondo
Con el Imperial Palace de fondo
Jardines del Imperial Palace
Jardines del Imperial Palace
Tipico grupo de japoneses visitando los jardines
Tipico grupo de japoneses visitando los jardines

De ahí fuimos a los jardines de Homo Rikyu, famoso por la casa de té en una islita en uno de sus lagos. Comimos nuestros espaguetis del día anterior y disfrutamos de la paz en medio de la ciudad. Visitamos el templo Zozoji y desde allí pudimos ver la Torre de Tokio, de 333m de altura. Y de nuevo nos fuimos a Shibuya,  paseamos por la famosa calle Takeshita Dori, llena de tiendas, donde vimos lo estranbóticos que puede  llegar a ser los japoneses y japonesas y nos dimos el gustazo de comernos una creppe con helado y tarta de queso (en la foto parecía más rica).

Famosas crepes

Dependienta de tienda de chuches en Tokio
Dependienta de tienda de chuches en Tokio
Una japonesa
Una japonesa

Nos acercamos al parque donde se encuentra el templo Meiji Jingu, un santuario sintoista donde estan consagradas las almas del emperador Meiji y la emperatriz Shoken. De ahí al centro comercial Shibuya 109, icono del barrio, muy concurrido por veinteañeras y dependientas con tipazo y vestidos cortos.

Manu en el templo
Manu en el templo

Ya agotados volvimos a casa de Patrap, agarramos la mochila y nos dirigimos a casa de Julie. Nos vino a buscar aun habiendo un tifón. Charlamos un poco con ella y nos fuimos a dormir.

5 DÍA

En mitad de la noche nos despertamos por un movimiento, Manu decía que era un terremoto, Isa que era Julie andando… Resultado, un terremoto de 6.2.

Ese día nos levantamos a las 6.30am para salir a la vez que Julie, quien tenía más de una hora para llegar al trabajo. Nosotros nos fuimos a Nikko, pero antes teníamos que activar el JAPAN RAIL PASS. Fuimos a la oficina y no abría hasta las 9am, así que nos tocó esperar una hora, podíamos haberlo hecho el día anterior pero no lo sabíamos… pensabamos que se activaba el día que hacias el papeleo. Con el JRP en la mano nos dirigimos a Nikko.

En el tren conocimos a Pepe y Nene, una pareja de Barcelona. El por negocios, Pepe, había viajado varias veces al país nipón y Nene quería ir. Charlamos durante todo el trayecto y cuando llegamos a Nikko ellos tenían contratado un taxi y nos invitaron a visitar el pueblo junto a ellos. Visitamos el Rinnoji Taiyun Temple, el Futarasan Shrine, el Puente sagrado Shinkyo, las catarátas, el lago e incluso subimos hasta el mirador.

Rinno-ji Temple
Rinno-ji Temple
Con Pepe y Nene en Nikko
Con Pepe y Nene en Nikko
Puente Nikko
Puente Nikko

Pepe y Nene tenían que volver pronto porque tenían el tren de vuelta, nos dejaron en uno de los templos y paseamos por la ciudad de vuelta a la estación. Una ciudad muy tranquila la verdad.

Volvimos a Tokio y quedamos con Julie en Shinjuku Golden-gai a tomar unas cervezas. Se trata de 6 o 7 calles muy estrechas con bares diminutos, muchos conservan un ambiente de los años 50, en los que la gente va a cenar o beber. Muchos de ellos con 5 personas estan llenos. Lo malo es que en la mayoría te cobran por entrar entre 5 y 10 euros! Terminamos en uno con música flamenca.

Bar del Golden gai
Bar del Golden gai
Con Julie
Con Julie

Volvimos a casa reventadicos de nuevo y fuimos directos a la cama. Al día siguiente nos íbamos a Kioto.

Anuncios

One thought on “Japón: Tokio y alrededores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s