¡Malasia! Primera parada: KUALA LUMPUR

Para ser sinceros la capital de Malasia no nos gustó mucho, una ciudad preparada para coches y transporte público pero para peatones, a nuestro parecer, es muy incómoda. Sin duda alguna la parada obligatoria son las Torres Petronas, las demás visitas turísticas no nos llamaron la atención.

En KL nos acogieron Mohaned y Nasser, su casa quedaba a las afueras de la ciudad así que, muy majos ellos, nos vinieron a buscar al aeropuerto en coche. Mohaned era de Sudán y dejaba KL después de haber estado viviendo y estudiando durante 5 años y Nasser, era original de Sudán pero se había criado en Qatar. Él estaba en tercero de carrera. Nos lo pasamos genial con ellos y sus amigos. Nasser en especial era muy gracioso y nos enseñaron como se come la comida árabe con las manos.

El día después de llegar a KL llegó Zata (Pablo), que estuvo viajando por Asia durante casi dos meses. Después de casi dos años sin vernos, nos encontramos ¡a unos 10.000Km de casa! No vamos a decir que no nos hizo ilusión porque os engañaríamos. Llegó por la tarde/noche, vimos las Torres de noche y fuimos a casa que no estaba muy cerca…

Torres Patronas
Reencuentro con Zata en las Torres Patronas

Cenamos en un bar que estaba bajo la casa de Nasser y Mohaned y tomamos un simulacro de cerveza (se estaban preparando para el Ramadán).

A la mañana siguiente visitamos la ciudad con Zata, como ya dijimos no hay mucho que destacar pero nos lo pasamos bien. Visitamos una de las mezquitas, el barrio chino, las Cuevas de Batu… hablamos de nuestro viaje, de los planes de su viaje, en definitiva… de todo un poco.

Mezquita
Isa en la Mezquita
KL
Visitando el centro de KL
Cuevas de Batu
Cuevas de Batu

Por cierto, en la casa hubo un momento muy gracioso. Cuando nos íbamos a dormir teníamos pensado que Zata durmiera con nosotros en la habitación que nos habían dejado, pero Nasser insistió en que durmiera en su habitación y él se iba a dormir a casa de un amigo que vivía en el mismo edificio. La sorpresa de Zata fue que, cuando fue a meterse en la cama, ¡había una chica durmiendo allí! Evidentemente fue un momento cómico e incómodo para Zata que volvió a nuestra cama. Después de reírnos un poco de la situación Nasser echó a la chica de la cama a su casa para que Zata pudiera dormir.

Después de pasar tres días en la capital nos fuimos a MELACA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s