Un poquito de Vietnam

Hoy os contamos como fue nuestro camino desde el sur de Vietnam hasta casi llegar al norte del país.

Cruzamos la frontera de Camboya-Vietnam por la mañana, en la frontera engañaron a casi todos con que tenían que medirse la fiebre y pagar 1$ para poder pasar, por suerte nos los sabíamos y lo evitamos. Cogimos un autobús con gente local muy simpática, nos invitaron a probar comida típica e incluso nos consiguieron un transporte gratis para que nos llevaran al alojamiento una vez que llegamos a Ho Chi Minh City. Nos quedamos en casa de Ai Linh y su familia. Fue una buena experiencia, ya que estuvimos algo apartados de la zona civilizada y, además, la familia tenía un restaurante de comida en el piso de abajo así que probamos la comida típica.

En Ho Chi Minh visitamos los túneles de Cu Chi, que utilizaban los vietnamitas en la guerra para esconderse de los norte americanos, y el museo de los Vestigios de la Guerra de Vietnam. Os dejamos una de las miles de imagen que nos marcaron.

img_6346

img_6292

Tras Ho Chi Minh nos fuimos a Dalat, , una ciudad que no nos llamó mucho la atención, buenos paisajes y poco más, lo que más nos llamó la atención fue la Casa de los Locos, podríamos decir que es un estilo Gaudí más o menos, y por otra parte el café Kopi Luwak. Este café es uno de los más caros del mercado, se trata de un café que ha sido comido y defecado por una comadreja, dicho así suena un poco asqueroso la verdad… No llegamos a probarlo por las condiciones a las que tenían sometidos a los animales y también por su excesivo precio. Nos quedamos en una Guest House que estaba llena de israelitas, deglutamos durante varios días sus platos típicos y nos la pasamos bastante bien con ellos.

Lo mejor, Manu aprendió a conducir motos!!! Nos llevó unos 5 minutos aproximadamente, fue un buen alumno. Allí mismo además compartimos un rato con unos niños a los que terminamos dándoles la comida que nos habíamos comprado y unos chupa chups.

Dejamos la que dicen es la ciudad del amor en Vietnam y fuimos a Hoi An, uno de los pueblos más bonitos del país, bonitos edificios, iluminación colorida, callejuelas con historia, aunque muy masificada por el turismo. Una de las señales es que lo que seguramente era una tradición de luna llena se ha convertido en una tradición diaria, encender un farolillo, pedir un deseo y dejarlo fluir por el rio.

img_6483

img_6540

img_6514

Después de un par de días en Hoi An de descanso nos pusimos rumbo a Hue.

Fuimos por nuestra cuenta en autobús local y tren (hard seat, asiento de madera), el tren iba por la costa y las vistas merecían la pena, fue un poco difícil porque los locales no ayudaban pero lo conseguimos. Lo malo fue que la estación de tren estaba a casi 4km de nuestro hostal (para uno que reservamos). Nos tocó sudar para llegar.

En Hue destaca la ciudadela pero esta bastante destruida y las tumbas imperiales, 7 en total, algunas de ellas muy impresionantes.

De Hue nos fuimos a Dong Hoy también en tren y la misma historia que en Hue, nos toco andar bastante porque la estación estaba apartada de la ciudad. Aquí hicimos base para ir a las cuevas de Phong Nahm, muy chulas, entras en barquita y caminas por dentro. Os dejamos unas fotos para que veáis como son.

En la próxima entrada hablaremos del norte de Vietnam, la parte del país que más nos gustó con la vida de Hanoi, la bahía de Halong y los arrozales de Sapa.

Anuncios

One thought on “Un poquito de Vietnam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s