Santiago de Chile

Antes de hablar sobre Santiago de Chile queremos dar las gracias a Lidia y Álvaro por alojarnos en su casa. Desde el primer minuto estuvieron super atentos con nosotros. Nos dieron indicaciones para visitar la ciudad y pasamos muy buenos ratos juntos, ojala no pase tanto tiempo para volvernos a ver.

En cuanto a Santiago no tiene mucho que ver, dependiendo de los intereses de cada uno. El primer día no hicimos nada para ser sinceros, dormimos hasta las tantas y por la tarde fuimos a dar un paseo por el barrio donde vivían Lidia y Álvaro.

Al día siguiente quedamos con Rubén, Kasia y Jerome. Subimos al Cerro San Cristóbal desde donde disfrutamos de buenas vistas de la ciudad, la pena es la gran contaminación que impide ver con claridad las montañas.

Esa misma tarde quedamos con Lidia y Álvaro y fuimos a tomar unas cervezas y a cenar a Bellavista junto a unos amigos suyos. Nos lo pasamos muy bien, nos reímos mucho con las historias de los dos chicos.

En la semana que estuvimos allí visitamos también un poco el centro de la ciudad aunque nos quedamos sin ver los cafés con patas, son unos pequeños puestos de café donde la barra es muy baja y las camareras sirven con la falda muy corta.

Con Lidia en la Casa de la Moneda

Quedamos también con Nico y su novia,  Nico fue compañero de Isa del Master en Barcelona. Nos actualizaron, nos contaron sus proyectos, hablamos sobre el país…A lo tonto y tras muchas cervezas nos dieron las mil y llegamos un poco tarde a casa. Fue bueno verle de nuevo después de tanto tiempo.

Reencuentro con Nico y su novia
Reencuentro con Nico y su novia

Aunque la visita más especial fue ver a la prima de Isa, Blanca, y su familia. Disfrutar de un día en familia, a más de 10.000 Km de distancia.

Conocimos a las hijas de Blanca, un cielo de niñas. No se separaban de nosotros. Fuimos a comer y de ahí al parque. ¡Se nos pasó rapidísimo el dia! nos quedamos con ganas de volver a verlos un poco más.

Reencuentro familiar :)
Reencuentro familiar 🙂
Con las peques de la family
Con las peques de la family

Esa misma noche al dejar a la familia fuimos con Lidia y unos amigos suyos, también de Miranda de Ebro (hay bastante español en Santiago) a probar el terremoto, bebida típica de Chile y después fuimos a cenar a un restaurante donde  bailaban Cueca, el baile típico del país. Cenamos muy bien y nos lo pasamos mejor, hasta Manu se animó a echar un baile (parecía un pato mareado).

Manu bailando Cueca
Manu bailando Cueca

Uno de los días lo aprobechamos para hacer una escapada a Valparaiso, estuvimos sólo un día pero nos pareció interesante, subimos a uno de los cerros, paseamos por sus calles y volvimos a Santiago.

Vistas desde el cerro de Valaparaiso
Vistas desde el cerro de Valaparaiso

Los últimos días los dedicamos a planear un poco el viaje a Japón. Compramos el Japan Rail Pass ya que hay que comprarlo fuera de Japón. Mandamos mensajes de couch y buscamos info sobre el país.

Antes de terminar tenemos que decir que Lidia es una Chef. Nos sentimos como en España al comer. Preparó pimientos rellenos, croquetas, tortilla de patata… ¡todo estaba DELICIOSO!

Con Lidia y Álvaro
Con Lidia y Álvaro

En definitiva, una semana en Santiago de reencuentros y buenos momentos. Un gran final para nuestra aventura en Sudamérica que ya terminaba. Será difícil superar este año, un año que nunca olvidaremos. Llegamos el 7 de Mayo de 2014 a Lima y un 7 de Mayo de 2015 volamos de Atlanta a Tokio.

MIL GRACIAS A TODOS Y CADA UNO DE VOSOTROS QUE HABÉIS HECHO QUE ESTE CONTIENTE SEA PARTE DE NOSOTROS.

¡¡TE QUEREMOS SUDAMÉRICA!!

Anuncios