MYANMAR, Parte I

Llegamos a Yangón de noche. La estación de buses es muy grande y nos perdimos dando vueltas para salir hasta que nos dimos cuenta de que la policía nos perseguía.

Estábamos buscando un hostal que habíamos encontrado cerca y se empeñaron en que cogiéramos un taxi hasta allí, nosotros no queríamos pagarlo y como nos vieron muy cabezotas terminaron pagándolo ellos y siguiendo al taxi hasta que nos dejo en el hostal, (el más caro de la historia!).

A la mañana siguiente nos levantamos y nos fuimos al centro a buscar algo más económico, encontramos uno que estaba bastante bien, dejamos las cosas, descansamos un poco y nos fuimos a descubrir la ciudad. Yangón tiene varias Pagodas que ver pero para nosotros es más una ciudad de caminar y descubrir ya que ves de todo y el choque cultural es bastante grande.

Una de las noches tuvimos la suerte de coincidir con dos amigos, Carlos y Francesc que nos invitaron a cenar en un sitio riquísimo!!

BAGO

Después de unos días en Yangón buscamos nuestro próximo destino. Leímos que había un templo en el que se  venera a una serpiente de más de 100 años en una ciudad cerca de Yangon y decidimos parar de camino a Inle lake. Buscamos un sitio para alquilar una bici y dejar las mochilas y nos fuimos a visitar el pueblo.

La serpiente era realmente gigante pero nos gustó más el pueblo en general, a pesar de que a primeras no llame mucho la atención. Tan pronto te encontrabas un cerdo por la calle como a unos niños jugando en el barro o millones de personas en la calle principal.

Fuimos a mirar buses para ir a Inle lake y después a ver el Buda gigante, nos llevamos el susto tras ver que habíamos perdido el petate ¡¡con todas nuestras cosas!!! Pasaporte, móvil, tablet, cartera… Manu cogió la bici corriendo y yo, fui detrás como pude, ya que se me había caído un pedal y se iba saliendo todo el rato. Finalmente estaba donde habíamos mirado el billete, el hombre nos lo había guardado. Fueron 10 minutos pero como podéis imaginar el ataque fue MUY GRANDE.

 

INLE LAKE

Salimos de Bago de noche. Tomamos un tren que nos llevaría a Inle lake, el mas barato, en hard seat. Un viaje interminable de unas 12 horas con mujeres vendiendo comida constantemente y con unos compañeros de asiento borrachos muy interesados en nosotros y en escupir y lanzar los restos de comida por la ventana. Finalmente llegamos a nuestro destino y aun nos quedaba tomar una mini-van y un tuk tuk hasta Nyaung Shwe, el punto turístico del lago.

Al llegar buscamos un alojamiento y descansamos un rato, estábamos muertos después del viaje. Ya por la tarde salimos a mirar que opciones había para visitar el lago. Realizan tours de un día en una barquita de hasta 4 personas, puedes arreglarlo directamente con el barquero. El precio es cerrado independientemente de si van 2, 3 o 4 personas, intentamos buscar una pareja para hacer el tour pero no encontramos así que finalmente decidimos hacerla solos.

Al día siguiente madrugamos y fuimos al embarcadero, allí estaba esperando nuestro balsero que nos llevó a desayunar al bar donde desayunan todos ellos, muy típico, y nos pusimos rumbo al lago.

img_9150
Casas del lago Inle

En la primera parte del recorrido pasamos por varios puntos de pesca, donde puedes ver su particular forma de pescar, casi acrobática única de esta zona. Lo malo es que predominan los interesados que sólo buscan la foto y una vez hecha se acercan y te piden dinero.

img_9115
Pescador de la actualidad
img_9094
Pescador tradicional

Visitamos uno de los mercados, cambian de lugar cada 5 días, cambiando de ciudad en ciudad y navegamos por los diferentes pueblos que se encuentran en el lago.Visitamos el templo el Phaung Daw Oo Paya, con las famosas cinco figuras de Buda que veneran los feligreses y a las que cubren con pequeños trozos de pan de oro. De tanto hacerlo en vez de estatuas de Buda parecen bolitas.

A parte de esto el tour se basa en visitar tiendas donde venden plata, madera, telas, cuchillos o cualquier cosa hecha a mano. En alguna de ellas están las mujeres de cuello largo, intentando atraer a los turistas para hacerse fotos y que les compres algo. Por último, visitamos el monasterio de los gatos saltarines pero no los vimos saltar, estaban en modo off. De vuelta navegamos junto a unos jardines flotantes donde se cultivan verduras y hortalizas en pequeñas islas.

Volvimos a Nyaung Shwe, nos despedimos de nuestro barquero y nos tomamos la tarde de relax.

Al día siguiente decidimos hacer un trekking y conocer los alrededores, visitamos un par de pueblos muy tranquilos y muy interesantes en el que podías ver a las mujeres pasar por los canales con sus barquitas.

img_9294

Esa misma noche tomamos un bus nocturno hasta Bagan!

El Chaltén

No fue nada difícil salir de El Calafate a dedo si somos sinceros. Salimos de la Cueva a eso de las 9am, entre que llegamos a la salida de la ciudad eran las 9.30am y en menos de 20min  nos levantó un hombre que se dirigía a El Chaltén. Tuvimos suerte ya que estábamos solos. El día anterior al parecer había mas de 10 personas intentando llegar a la capital del trekking.

Nos dejó en la estación de autobús y de ahí fuimos preguntando precios de hostales hasta que encontramos uno por 60$ARG, unos 6 euros, muy económico si lo comparas con el resto de precios. Dejamos las mochilas y fuimos a caminar por unos senderos suavecitos, no teníamos ganas de andar mucho.

Vista de El Chalten desde El Mirador del Condor
Vista de El Chalten desde El Mirador del Condor

El hostal estaba comunicado con un restaurante y desde la cocina nos daban comida o carne para preparar, pizza, pasta, papas fritas… Un autentico lujo. Esa noche sólo estaban unos franceses alojados por lo que no hablamos mucho.

Al día siguiente hicimos el sendero que nos llevó a la base del Fitz Roy. Un sendero muy bonito, al ser otoño  los colores eran preciosos. Era un trekking de unos 10 km aunque el último km tenia una pendiente super pronunciada, se tardaba 1h aprox en subirla, una palicica pero al llegar arriba merecía la pena.

Trekking a la Laguna de los tres
Trekking a la Laguna de los tres
Vista desde la Laguna de los tres
Vista desde la Laguna de los tres

La fisionomía del Chaltén se parece mucho a las Torres del Paine, para nosotros  mas bonito el lado chileno pero en El Chaltén todos los trekking son gratis y los campings también. Así que si vais con poco dinero ya sabéis donde ir.

Laguna de los tres con el Fitz Roy (cubierto) de fondo
Laguna de los tres con el Fitz Roy (cubierto) de fondo

Arriba nos encontramos con Ruben y Kasia, una de las parejas que habíamos conocido en el Calafate, junto a ellos había un grupo de 10 personas o mas que se habían conocido en el mismo hostal que nosotros, lo único que ellos habían pasado la ultima noche en el camping que estaba en la base del Fitz Roy. Esa noche nos juntamos mas de 15 en la mesa del hostal. Unos cuantos fueron al super para pedir comida que fueran a tirar y Jerome, un francés, cocino para todos. Una delicia de cena vegetariana.

A la mañana siguiente fuimos a caminar por el sendero Laguna Torre que nos llevo al glaciar, nada fuera de lo normal. Después de ver el Perito Moreno todo glaciar parece insignificante. Volvimos a eso de las 16h porque jugaba el Real Madrid-Atlético la ida de la Campions y Manu lo quería ver.

Después del partido dimos un pequeño paseo y por la noche de nuevo fuimos a por comida al super, salio todo gratis, y Jerome volvió a cocinar para todos. La verdad que cocinaba muy bien.

Con los compis del hostal
Con los compis del hostal

Nos fuimos todos a dormir medio pronto, 12 de los que estábamos en el hostal queríamos ir hacia el pueblo Perito Moreno a dedo por la mañana. La competencia iba a ser extrema en la rurta!! Al estilo Pekin Express iban a ser los siguientes días. Quien ganaría?

Torres del Paine

wpid-img_2541.jpg

¡A lo loco! Definitivamente hicimos una insensated. No estábamos preparados para un trekking de 4 días. Menos mal que el tiempo nos acompañó, si no, creemos que nos hubiera tocado abandonar la marcha.

Os ponemos en situación. Nos compramos una tienda de campaña en la zona franca de Punta Arenas, donde nos ahorrabamos el IVA. Con la tienda, un saco de dormir, un par de aislantes y una mantita nos fuimos a las Torres del Paine. Llevamos también un gas que nos había dado Fabián en Puerto Madryn pero no teníamos ni cocinilla ni cazuela… El resultado fue que por las noches teníamos mucho frío, tanto frío que tuvimos que alquilar un saco para las dos últimas noches.

Vistas del Parque
Vistas del Parque

El Parque Nacional de las Torres del Paine es una pasada. Un lugar superbonito ubicado en el sur de Chile. La única pega es el excesivo precio que hay que pagar, 18000 Pesos Chilenos, casi 50 Dolares. Mientras que los chilenos 5000 Pesos.

Caminando hacia el camping
Caminando hacia el camping

Caminamos 5 horas desde el punto de administración y llegamos a un camping donde dormimos dos noches. Había que pagar 5200 Pesos Chilenos por cabeza, el segundo dia nos hicimos los locos y no pagamos. Montamos la tienda de campaña y cenamos unos espaguetis que habíamos preparado por la mañana en Puerto Natales.

Personalemente la noche fue muy jodida, un frío del carajo. Practicamente no pudimos dormir. Cuando nos levantamos la tienda con escarcha, al parecer bajamos de -5 grados y nosotros con un saco de 11 grados y una mantita.

Dejamos todo en la tienda y fuimos hacia el Glaciar Grey, una bonita caminata aunque bastante larga. Nos gustó mucho el Glaciar aunque despues de ver el Glaciar Perito Moreno en Argentina cualquier otro glaciar pasa a ser un cubito de hielo. Volvimos al camping y nos pusimos a ver una pelicula antes de irnos a dormir.

Glaciar Grey
Glaciar Grey

A la mañana siguiente, con mucho frío, pusimos rumbo al camping italiano donde teníamos pensado quedarnos pero al llegar cambiamos de idea ya que hacia mucho frío. Dejamos las mochilas y subimos al mirador francés y británico. Bajamos rápido y fuimos al siguiente camping, que aunque fuese de pago pudimos alquilar un saco de dormir.

Los Cuernos del Paine
Los Cuernos del Paine

Madrugamos y nos dirigimos hacia las Torres del Paine. Por delante nos esperaban 5 horas de caminata, con subidas y bajadas. Paramos en el camping Chileno para tomarnos un cafe y un sandwich muy rico y alquilamos un saco ya que en los gratuitos no te ofrecen nada. Subimos al camping Las Torres, montamos la carpa y nos dirigimos a las Torres. Una subida de 1 hora, ya que en la parte final estaba nevada y helada.

El esfuerzo valió la pena, nos encantó. Es dificil explicar la sensación de satisfacción personal al llegar allí y lo bonito que era el paisaje.

Torres del Paine
Torres del Paine

Volvimos al camping y cenamos la última lata que nos quedaba, por cierto se nos olvidaba, la noche anterior conocimos a unos espanoles que nos prestaron la cocinilla y la olla y pudimos calentar unas lentejas que teníamos en lata. Esa misma noche encontramos una olla que todavía llevamos con nosotros y a la cual le hemos dado uso un solo día…

A la manana siguiente desmontamos la carpa y caminamos otras 4h hacia abajo para llegar a donde se tomaba el transfer que te llevaba de vuelta a la oficina donde se tomaba el bus de vuelta a Puerto Natales. Tuvimos suerte e hicimos dedo hasta la entrada del parque por lo que nos ahorramos 4000 pesos chilenos del transfer.

En definitiva, para ir al Parque Nacional Torres del Paine tienes que ir bien preparado para no pasar frío por la noche, llevar cocinilla para tomar comida caliente y beber algo calentito antes de dormir. Y en cuanto a belleza hay que decir que es precioso.

Si teneis pensado ir y no pagar el precio europeo hemos oido que hay formas de colarse o pagar menos. Cuando te bajes del bus ir directo al baño y salir a los 10-15 min, o bien decir que tienes RUT Chileno y con suerte no pagar el total. Ahi lo dejamos…

Región de Jujuy. Parte 2

Part. 5 Parque Nacional de Calileguá

Después de haber visto la Quebrada de Humahuca queríamos ver la región de las Yungas de los Andes Centrales, estas abarcan Perú, Bolivia y Argentina . Preguntamos como llegar al Parque Nacional de Calileguá pero nadie nos dejaba nada claro. Supuestamente había un bus que salía a las 8 de la mañana directo desde San Salvador al parque pero no es así.

Tomamos un colectivo (bus) que nos dejó en Libertador General San Martín, la ciudad más cercana al parque, y de ahí fuimos caminando porque los taxis eran muy caros. Al principio del camino, nos paró una pareja que nos llevó unos 5 kms hasta la el Santuario Ermita de la Virgen de Guadalupe antes de entrar al parque. Y de ahí una casa rodante de una familia suiza, que iban a viajar un año por Argentina, hasta la entrada del parque.

El Parque Nacional de Calileguá fue creado en 1979 con el objetivo de proteger las yungas. De los parques nacionales que preservan Yungas, sólo el Calilegua posee un sector de la Selva Pedemontana. De los parques nacionales que preservan Yungas, sólo el Calilegua posee un sector de la Selva Pedemontana.

Este parque nacional argentino presenta interesantes ejemplares de fauna mayor autóctona, entre estos se destacan:

El Yaguaraté (tigre), el Puma, el Tapir y aves como el Cóndor, Capintero de lomo blanco o Tucán.

Existen nueve senderos dentro del parque. Todos nacen sobre la ruta provincial 83 y tienen diferentes grados de dificultad (baja, media y alta) y tiempo de duración (desde 10 minutos hasta 5 horas).

  • Sendero Intercultural Guaraní. Duración: 1 hora. Dificultad: media.
  • Sendero La Herradura. Duración: 10 minutos. Dificultad: baja.
  • Sendero La Lagunita. Duración: 2 horas. Dificultad: media.
  • Sendero Tatapuá. Duración: 5 horas. Dificultad: alta.
  • Sendero La Junta. Duración: 4 horas. Dificultad: alta.
  • Sendero El Negrito. Duración: 3 horas. Dificultad: alta.
  • Sendero Tapir. Duración: 2 horas. Dificultad: media.
  • Sendero El Pedemontano. Duración: 1 hora. Dificultad: baja.
  • Sendero Bosque del Cielo. Duración: 10 minutos. Dificultad: baja.

Hicimos un par de senderos en los que pudimos disfrutar de la naturaleza en su esplendor, vimos infinidad de aves y árboles. Todo rodeado una paz que relajaba a todos.

Antes de que anocheciera salimos a la ruta de tierra que atraviesa el parque. A eso de las 6-7pm pasa un colectivo que va a GLSM pero antes nos paró un chico con una camioneta y nos llevó a la ciudad. Lo mejor era dormir en el camping del parque pero no tenemos carpa (tienda de campaña) así que tuvimos que ir a un hostel, todos eran medio caros, hasta que encontramos uno muy económico, aunque por fuera parecía que se caía a pedazos.

Nos levantamos medio pronto y fuimos de nuevo hacia el parque, esta vez no tuvimos mucha suerte, era lunes y no había muchos coches así que nos tocó ir andando todo el camino (8km) hasta llegar al parque. Por suerte Isa vió un Tucán y con eso para ella valió la pena.

Hicimos otros tres senderos y terminamos agotados. Para volver nos paró un coche y nos llevó directamente a la terminal. Nos vino perfecto porque a los 10 minutos salio un autobus a San Salvador de Jujuy.

Hicimos noche en San Salvador y al día siguiente nos lo tomamos de relax. Necesitábamos un día off para descansar y pensar en la ruta. Cambiamos dinero, nos compramos un libro, Cien años de Soledad y poco más.

Part. 6 Salinas Grandes

Al día siguiente decidimos poner rumbo a San Pedro de Atacama pero había “un problema”, eran Fiestas Patrias y los hostales estaban llenos, por lo menos eso decía Internet. Además Raquel y Nico, el amigo de Isa, nos recomendaron retrasar unos días el viaje. Pero ya no queríamos pasar más días en S.S.Jujuy por lo que nos dirigimos a Chile a dedo, así que fuimos paso a paso.

Al principio, tras 3 horas intentándolo, nadie nos levantó y nos tocó ir en colectivo hasta Purmamarca, allí volvimos a la ruta y un auto paró y nos llevó hasta las Salinas Grandes. El camino es precioso. Con montañas de colores y pasando por la cuesta del Lipán, que en el Abra de Potrerillos llega a 4.170 metros de altura . Las Salinas Grandes se extienden sobre un área de 212 km². El salar está muy bien, nos recordó mucho al Salar de Uyuni y pudimos hacer unas fotos de perspectiva parecidas a las que teníamos de Uyuni pero habíamos perdido.

IMG_7569

 

 

 

 

 

 

En las Salinas iban pocos coches hacia Chile, todos volvían a Purmamarca o Tilcara. Vimos una camioneta a lo lejos y sacamos el dedo, cuando se acercó vimos que era la Policía y sin esperarlo paró.

Teníamos pensado pasar la noche en Tres Pozos, pero el policía iba a Susques, unos kilómetros más allá y decidimos ir hasta allí.

Part. 7 Susques

Le preguntamos al policía por Susques y nos la pintó perfecta, pero cuando llegamos nos encontramos con un pueblito sin nada que hacer. Al bajar de la camioneta del policía había otro mochilero, Leandro, un argentino de La Plata, que acababa de llegar. Se unió a nosotros y buscamos hostels juntos. Estaba todo lleno y el pueblo no era para nada turístico, no entendíamos nada.

Nosotros habíamos mandado un mail a una posada pero era un poco cara comparándola con los precios de la región. Tras esperar más de una hora en el salón del hostel (la puerta estaba abierta así que entramos) llegó la chica en cuestión. Leandro, se pusó a negociar pero no nos bajaron el precio así que dejamos a Isa con las mochilas y el hombre de OCA (correos argentino) en el salón y nos acercamos a otro hostel que nos faltaba por ir y tras negociar el precio, conseguimos una habitación para los 3 por 50 pesos cada una, el resto de hostales no bajaban de 100 pesos.

Fuimos a comprar algo para cenar, bueno unos vegetales, el resto lo tenía Leandro, quien cocinó unas lentejas con arroz muy ricas. Mientras cocinabamos en una cocina muy rústica charlamos con Sonia, la mujer que trabajaba en el hostal y al final supimos porque tanta gente se aloja en Susques. Hay una mina cerca y todos los trabajadores, así como los maestros de la zona, duermen en Susques ya que es la ciudad más cercana. A raíz de esa mina el agua está contaminada, los de la zona la beben, los que vamos de fuera ni locos. Pasamos una noche muy agradable.

Preparando la cena con Leandro
Preparando la cena con Leandro

A la mañana siguiente visitamos el pueblo, subimos al cerro y volvimos a la ruta a hacer dedo con destino Chile. Leandro puso rumbo a Purmamarca. Pasaba un coche cada 30 minutos y ninguno paraba… Llegamos a la ruta a eso de las 11.30 y a las 15.30 no había parado nadie, lo más lejos que iban era a la mina. No había bus hasta el martes y estábamos a viernes. Pero de repente apareció un bus, paró a dejar a alguien y le preguntamos si iba a el Paso de Jama (frontera de Argentina con Chile) así era, nos tocó pagar unos pesos al conductor y nos subimos al colectivo.

Nuestro Hostal
Nuestro Hostal
Habitantes de Susques
Habitantes de Susques
Viasta desde el Cerro
Viasta desde el Cerro